Afirma la Universidad de Oxford: Un medicamento barato ya existente, podría salvar la vida de algunos enfermos graves de COVID-19

 

En Medellín en tanto, una empresa desarrolló la fórmula de un “viricida que elimina el COVID-19 en 99,99%”.

Mientras científicos del mundo entero viven su propio confinamiento tratando de encontrar una vacuna contra el COVID-19, Colombia no se queda atrás y a pesar de las trabas impuestas por el INVIMA, empresarias, universidades e investigadores de la salud, buscan también la forma de combatir este virus con logros importantes en equipos y en estudios avanzados para descifrar su molécula.

A nivel internacional, por ejemplo, se anunció por parte de la agencia EFE que un medicamento barato ya existente, podría salvar la vida de algunos enfermos graves de COVID-19

Un equipo investigador de la Universidad de Oxford cree que Dexametasona, un fármaco barato y de fácil acceso en todo el mundo, a base de dosis bajas de esteroides, supone un gran avance en la lucha contra el COVID-19, al reducir el riesgo de muerte en un tercio de aquellos pacientes que se encuentran enchufados a ventiladores.

En Colombia en tanto, concretamente en Medellín donde se han hecho importantes aportes para combatir el COVID-19, se anunció que una empresa de esta ciudad desarrolló la fórmula de un “viricida que elimina el COVID-19 en 99,99%”. Así lo certifican dos estudios, uno de la Universidad Nacional y otro de la Universidad de Antioquia, entidad que hizo pruebas sobre la cepa que aisló del virus SARS-CoV2. Esta noticia pone de nuevo a la ciudad como referente mundial en innovación frente a la pandemia que nos afecta.

Esta semana será el anuncio oficial de este descubrimiento, que pondrá a Medellín en el más destacado plano internacional en la lucha contra una de las mayores pandemias que haya sufrido la humanidad.

Los estudios con Dexametasona

Esta medicina es una de las que se está empleando en el considerado mayor ensayo clínico del mundo, donde se experimenta con tratamientos existentes para otros males con el objetivo de ver si también funcionan para combatir el coronavirus.

Según estimaciones de los investigadores, si ese fármaco hubiera estado disponible en este país desde el principio de la pandemia, se habrían podido salvar hasta 5.000 vidas.

Además, debido a su bajo coste, consideran que podría ser muy beneficioso en los países pobres que afrontan grandes números de enfermos de COVID-19.

Aproximadamente 19 de cada 20 pacientes que se infectan de coronavirus mejoran sin tener que ser hospitalizados, recuerda el estudio.

De aquellos que han de ser ingresados en un centro médico, la mayoría también experimenta una mejoría, si bien algunos podrían necesitar oxígeno o ventilación mecánica. Estos últimos, según el estudio, son los considerados pacientes de alto riesgo a los que la dexametasona parece ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *