Almacenes ÉXITO, Claro y Banbogotá comprometidos en el mal uso de datos de sus clientes  

 

La superintendencia les impuso millonarias multas por estas irregularidades.

 

El Abuso de las bases de datos por parte de empresas y organizaciones de todo tipo, parece estar de moda a pesar de las regulaciones que existen en Colombia sobre el “tratamiento de datos”.

Al parecer, muchas de las personas acosadas por la publicidad comercial, mensajes, recorderis, promesas, concursos y similares, no se animan a denunciar este tipo de acoso, ya sea telefónico, o por sus redes sociales porque consideran bastante engorroso este trámite.

Pero para animarlos a denucniar este tipo de anomalías que rompen muchas veces con la intimidad y la privacidad de las personas, traemos tres casos de multas millonarias a grupos como el ÉXITO, Claro y Banco de Bogotá.

 

Caso de Almacenes Éxito por manejo de datos de un cliente

La sanción de la Superintendencia de Industria y Comercio se centra en el reclamo de una ciudadana que no logró salirse de una base de datos por la cual la SIC decidió imponerle una sanción al Éxito por 145’846.272 pesos y a Éxito Industrias S.A.S. por 72’923.136 pesos.

“En este caso, una ciudadana intentó más de cuatro veces que eliminaran su información de una las listas de envíos de correo electrónico por medio del link que aparece en la parte inferior de cada mensaje, que señalaba: ‘Si no quieres recibir más correos ingresa a este enlace’”, detalla la SIC.

Además, asegura que este mecanismo fue “inútil” porque le siguieron enviando mensajes publicitarios a la mujer sin su consentimiento.

En la decisión, que también fue aplicada por un caso similar al Banco de Bogotá, el ente regulador asegura que almacenes Éxito no demostró autorización de la ciudadana para enviar la publicidad mencionada.

 

Caso Claro

Millonaria sanción se ganó Claro en Colombia por «vulnerar el derecho de libre elección de sus usuarios».

La sanción es por $ 983’139.360, que equivalen a 1.120 salarios mínimos mensuales vigentes. Según la SIC, esta compañía vulneró el derecho de libre elección de sus usuarios para terminar su contrato, al no dar cumplimiento a las solicitudes de terminación de estos acuerdos en el término establecido por la ley.

“Y por remitir información inexacta sobre la presentación de quejas de sus usuarios ante la imposibilidad de terminación del contrato y cambio de modalidad de pospago a prepago”, señala el ente regulador en su decisión.

La SIC, además, asegura que en su investigación tuvo en cuenta 33 quejas de usuarios, y la información que reportó Claro para dar respuesta a los requerimientos del mismo ente de control.

“Se comprobó que Claro no realizó la terminación del servicio en 3416 casos dentro del ciclo de facturación correspondiente. Adicionalmente, Claro omitió tramitar solicitudes de terminación recibidas a través de la línea de atención telefónica, exigiendo a sus clientes un horario de atención diferente al establecido en la ley”, detalla la SIC.

Y describe que en otros casos la compañía exigió requisitos adicionales para tramitar la cancelación de algunos contratos, y generó cobro de facturas posteriores a dichas solicitudes.

 

Caso Banco de Bogotá

Esa entidad bancaria pagará más de 351 millones de pesos por usar datos de una ciudadana sin contar con su autorización.

La sanción la dio a conocer la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) este martes y se centra en la queja de una mujer que asegura que, a pesar de no tener ninguna relación con el Banco de Bogotá, fue objeto de una serie de cobros “amenazantes e intimidatorios”.

En la decisión, que publicó el superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto, se expone que el Banco de Bogotá hizo varias llamadas telefónicas y envió mensajes de texto a la mujer.

“Durante la investigación se verificó que la ciudadana fue incluida como ‘referencia’ en una solicitud de crédito, y que ella no autorizó al banco para que usaran su información para adelantar la gestión de cobro de cartera de un tercero”, afirma la SIC en su decisión.

Éstas prácticas con comunes en las entidades financieras y similares que incesantemente llaman a un cliente o usuario cuando, por cualquier motivo, (así sea unos a dos días), se atrasan en sus pagos.

Quizá las multas a Almacenes ÉXITO, Banbogotá y Claro sirvan de ejemplo y escarmiento para que no abusen de esas prácticas que por el afán de vender o cobrar, se vuelven intimidantes a más no poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *