Carlos Torres: el rostro de la informalidad en Medellín

Carlos Torres

La imagen de miles de personas trabajando en las calles componen una triste realidad de nuestro país y se torna cada vez más visible con el pasar de los años, ante la falta de oportunidades laborales y la constante migración de personas y familias enteras, a consecuencia de la violecia que sigue azotando al pais.

Un ejemplo de ello es Carlos Torres Cabrera, que se desempeña como celador de carros hace 41 años. Reveló para octavioprensa.com la experiencia de trabajar en las calles de Medellín, y como adoptó su oficio para sobrevivir y ayudar a su familia.

Carlos ¿qué pasó con su vida de estudiante y por qué se malogró?

Hice la primaria y de primero a cuarto de bachillerato estudié en el Marco Fidel Suarez, pero la verdad es que perdí seis materias y le dije a mi mamá qué no quería estudiar más. Por eso empecé a trabajar desde los 14 años.

¿Y luego de 41 años dedicado a esta labor de celador de carros, como se siente?

Bien gracias a Dios, en un domingo puedo ganar de 100 a 140 mil pesos cuando cuido carros en un culto cristiano por el Obelisco.

Es decir, ¿El sueldo mensual no rebaja de 2 millones de pesos?

Puede ser verdad, puede ser mentira, solo lo sabe el señor de arriba.

¿Dónde está ubicado la mayor parte del tiempo?

Estoy en la 39 con la 79 A en Medellín, cerca de la emisora Múnera Eastman.

¿La discapacidad que tiene es de nacimiento?

Fue por una inyección mal puesta en la cadera. Una enfermera me puso una inyección y me cogió el nervio y me debilitó la pierna izquierda, debido a eso tengo muy poca movilidad.

Ahora con esta crisis a nivel mundial ¿Cómo lleva el sustento a su hogar durante la cuarentena?

Yo tengo muchos amigos que me colaboran, uno el viernes me colaboró con 5 mil y me hice 40 mil pesos en el Euro. Prácticamente estoy viviendo de las ayudas que la gente me da.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *