La indignación por la muerte de Javier Ordóñez, causó una noche de terror en Bogotá

Foto tomada de facebook

Una noche de hechos violentos perturbó la relativa calma y tranquilidad del 9 de septiembre en la ciudad de Bogotá. Vehículos de policía incinerados, vidrios rotos, establecimientos bancarios afectados y diferentes CAI quemados, fueron solo algunos de los destrozos que dejaron las desgarradoras escenas posteadas en redes sociales y medios de comunicación alrededor del mundo.

Todo surgió a raíz de la indignación de la ciudadanía por la muerte de Javier Ordóñez, abogado y padre de familia quien murió en la noche del martes por violenta detención de la Policía en Bogotá.

El vídeo que empezó a circular por redes sociales causó una profunda tristeza y conmoción por las repetitivas descargas eléctricas que recibió Ordóñez. Los comentarios no se hicieron esperar, los internautas alzaron su voz y piden justicia y más tolerancia por parte de las autoridades.

Por su parte, algunas personas prefirieron tomar la justicia por su cuenta, lo cual desencadenó una serie de protestas y disturbios que dejaron al menos siete muertos, 70 capturados y daños que alcanzan los 14.000 millones de pesos. Medellín, Cali y Neiva también presentaron afectaciones.

Lo que inicialmente era una velatón y actividad pacífica en memoria de Javier y las víctimas de abusos policiales, se convirtió en una batalla campal de lado y lado.

Lo que deja al descubierto un estallido progresivo, el descontento de la ciudadanía, los abusos, la corrupción, la violencia, la pérdida de vidas y un sin fin de asuntos que son como una bomba de tiempo, y de los que los colombianos están cansados de tolerar.

El cualquier sentido, un policía debe servir y prestarle ayuda a los ciudadanos. Deben garantizar que la ley se cumpla, prime la sana convivencia y el respeto. Así mismo, los ciudadanos tienen el derecho de alzar la voz pacíficamente, denunciar si es preciso, pero no llamar ni actuar con violencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *