La miopía periodística de ANATO

 

OPINION

Octavio Gómez Q.

Ya hace bastante rato que existe malestar en algunas seccionales de la asociación Nacional de Agencias de Viajes y turismo ANATO, por la forma en que su presidenta viene manejando esta organización.

El último comentario que hizo fruncir el ceño a muchos de los agremiados, fue la petición de la señora Paula Cortés de pedir un aumento del 6% de su salario, que hoy suma 36 millones de pesos mensuales, aparte de otros muchos privilegios que tiene tanto en el sector hotelero como en las aerolíneas y sector del turismo en general.

Y no solo reina malestar entre importantes agencias de viajes de varios sectores del país, sino de los periodistas de turismo y entre ellos los antioqueños entre los cuales me cuento.

Esta agremiación realiza el evento más importante del turismo en Colombia a finales de febrero en Corferias Bogotá: La Vitrina Turística de Anato, evento que reúne a las más importantes empresas del sector de muchas partes del mundo y muchas de ellas, nos han invitado a sus ruedas de prensa, pues conocen la calidad de nuestro periodismo.

Entre ellas se pueden contar las invitaciones de Interjet, Wyndham Hotels & Resorts, PriceTravel, entre mucha otras.

Por gentil invitación de Anato hemos participado en cuatro de estas ferias, con profuso cubrimento de nuestra parte, pero en las dos ultimas versiones solo tomaron en cuenta en Medellín a tres medios de comunicación, razón por la cual nos hemos sentidos discriminados como periodistas, pertenecientes a la Red Colombiana de Periodistas de turismo.

No entendemos el criterio en la cual se basa esta agremiación para tomar esta determinación, aunque entendemos que como entidad privada, tiene todo el “derecho de admisión”, pero eso no supone que también nosotros tengamos el derecho a la réplica con el único fin de llamar la atención sobre el cerrojo que le ponen en Bogotá a la prensa de provincia, como ellos nos llaman.

El gobierno nacional prohíbe a sus entidades regionales difundir cualquier noticia sobre su gestión o sus actividades, sin recibir o tener el visto bueno de Bogotá. Un ejemplo clásico lo tenemos en una institución tan vital para el país como Procolombia, pero que en la regional Antioquia, por ejemplo, guardan estricto silencio sobre sus proyectos, actividades, gestión o planes acerca de las exportaciones o importaciones antioqueñas.

Parece una entidad fantasma o simplemente buorocática, a la que nadie puede consultar porque debe contar con la bendición del centralismo bogotano, así sea para divulgar cifras tan simples y claras como el índice de exportaciones de Antioquia en un periodo determinado.

Igual sucede con el ICA, Icetex, el Dane y todas las área del Estado a las que se les prohíbe expresamente revelar información que por lógica, debe ser siempre pública.

Los gobiernos débiles e inseguros, con mala imagen, proceden siempre de esta manera buscando protegerse, o mejor, tener control total de la información que sale de los despachos públicos y pueda ser desfavorable para el régimen.

Hay gremios, por el contrario, que siempre encuentra uno abiertos para los medios de comunicación como son Fenalco o Camacol, cuyas regionales tienen plena autonomía para informar a través de los medios.

Otros, como el caso de Anato, siguiendo el ejemplo del gobierno de turno, mantiene maniatadas a sus regionales y les prohíbe difundir cualquier tipo de información que no cuente con el visto bueno de su presidenta, Paula Cortés.

Envían desde Bogotá profusa información cuando les conviene, buscando siempre el Free Press, pero manejan con cerrojo a sus regionales y les mantienen la boca cerrada. Como dicen por ahí “respetable pero discutible”.

De igual forma, cualquier iniciativa que se maneje desde cualquier regional, debe ser consultada con su oficina central en Bogotá, ya que no es permitido que se escriba una sola coma sin el visto bueno de su presidenta.

Hubo una época en que se hizo un importante esfuerzo por posicionar la marca ANATO a nivel nacional e internacional y a eso respondía la invitación a su evento más emblemático como la Vitrina Turística de Bogotá.

Respondiendo a esta buena práctica, se invitaba pequeños grupos de periodistas nacionales e internacionales, pero que en los dos últimos años al parecer, le ha parecido demasiado costosa a su presidenta que ha preferido llenar los email de los periodistas, con abundante información, mucha de ella irrelevante, pero al fin y al cabo, gratis.

 

Respuesta de ANATO

Jean Claude Bessudo

Jean Claude Bessudo, presidente de la junta directiva de Anato Nacional, nos hizo dos precisiones importantes con relación a mi columna publicada en www.octavioprensaturismo.com, con el título de: la miopía periodística de ANATO.

Aclara que la dirigente no solicitó un aumento del 6 por ciento como habíamos afirmado, sino que “ese aumento fue precisamente el aprobado por unanimidad por la junta directiva” para todo el personal.

Manifestó además su admiración y respeto por Paula Cortés, a quien considera “una trabajadora incansable y que siempre ha tenido cuidado por las finanzas de la agremiación, los produce y se desvive por ellas”.

Jean Claude Bessudo, presidente de la junta directiva nacional de Anato y de AVIATUR, el más importante emporio de la industria turística en Colombia, pidió además disculpas a nombre del gremio, por el descuido imperdonable de no habernos incluido en la lista de invitados a la 39 Feria Turistica de Anato.

Señaló además que “No conozco el tema de las invitaciones a periodistas, pero sí pediremos apoyo en ese tema a las juntas regionales ¡prometido!”

De nuestra parte como organización periodística, agradecemos la siempre gentil y amable disposición de Bessudo, por atender todas nuestras inquietudes y reclamaciones cuando las hay y esperamos -en atención a su solicitud- compartir con el un café largo en la próxima Vitrina de Anato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *