Nueva patente de invención de la I.U Pascual Bravo ahorra un 60 % de energía en la industria del plástico

 

El desarrollo, primero en el mundo, promueve el reciclaje en la fabricación de piezas industriales y material para impresoras 3D, entre otros.

 

El impacto se centra en fomentar el reciclaje y disminuir el consumo de petróleo en el mundo que se enmarca en la consolidación del Valle del Software y la Ecociudad.

La Institución Universitaria Pascual Bravo, adscrita a la Alcaldía de Medellín, obtuvo su quinta patente de invención, esta vez por el ‘Sistema de calentamiento a gas de alta precisión en el control de temperatura’.

El proyecto permite un control preciso de temperatura, el ahorro del 60 % en el costo energético en el cumplimiento de estándares de calidad y un bajo costo de mantenimiento en la extrusión de plásticos, un proceso industrial mecánico donde se realiza una acción de moldeado del plástico, que, por flujo continuo con presión y empuje, lo hace pasar por una boquilla que le da la forma deseada.

“Es el resultado de un trabajo juicioso y responsable de una apuesta institucional por el fortalecimiento de la investigación, donde nuestros docentes han jugado un papel fundamental. Esta es la Medellín Futuro a la que le estamos apostando desde la institución como consolidación del Valle del Software como un destino educativo”, afirmó el rector Juan Pablo Arboleda Gaviria.

La iniciativa fue propuesta por la docente de la Facultad de Ingeniería, Gloria Beatriz Cruz Riaño. Participaron estudiantes, laboratoristas y el equipo de la Vicerrectoría de Investigación y Extensión.

“La idea empezó a desarrollarse para que el calentamiento del material se hiciera con gas y así poder realizar la extrusión de plástico con un mayor margen de utilidad para el productor y superar las dificultades que hay en el mundo para lograrlo. Estos inconvenientes tienen que ver con el control de la temperatura”, expresó la profesora Cruz Riaño.

Así fue como, tras cinco años de trabajo, el control de temperatura fino se mejoró con un sistema de calentamiento a gas. Esto se logró con unas etapas de simulaciones previas, construcción y experimentación hasta lograr una configuración óptima. Además, con el desarrollo de dos cámaras de combustión con un diseño diferenciado, que permite tener un control de la temperatura en cada fase del proceso.

En este sistema, el polímero entra granulado, las cámaras de combustión lo funden y, actualmente, este material sirve para desarrollar piezas de maquinaria. Inclusive a futuro se puede proveer para impresoras 3D.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *