Nuquí: donde la aventura y el descanso tienen mil sabores y colores

No se sorprenda si ese extraño, pero excitante sabor de su limonada o de la soda saborizada que le sirven sea de “carambolo”, una singular fruta agridulce, que acaban de coger del árbol bajo el cual usted está sentado.

 

Nuquí

Nuquí es un municipio del departamento del Chocó ubicado a orillas del Pacífico, donde mar y selva se fusionan en uno de los más espectaculares escenarios de la naturaleza colombiana, dueño de una exótica variedad de flora y fauna.

En sus alrededores se aprecia todo el encanto y belleza que un aventurero necesita para grabarlo en la mente y el cuerpo para siempre.

Mar, ríos, senderos, cascadas, selva, termales, delfines, ballenas, sudor, fatiga y hamacas para terminar una intensa jornada están a la orden.

La gastronomía también pasa por su mejor momento y los nativos han aprendido a mejorar y cuidar sus tradiciones culinarias. Y todo proviene de muy cerquita, hasta del solar de la casa o del hostal donde se duerme.

No se sorprenda si ese extraño, pero excitante sabor de su limonada o de la soda saborizada que le sirven sea de “carambolo”, una singular fruta agridulce, que acaban de coger del árbol bajo el cual usted está sentado.

Y así es todo. Ese suculento róbalo que le han traído a la mesa lo han pescado muy de mañana cerca de usted, a 20 minutos en canoa en el mar pacifico.

Todo está servido para que usted se conecte rápido con la naturaleza, pues ha llegado a un santuario con una riqueza incontable de agua, flora y fauna, donde se reencuentra la esencia de la vida. Aquí no hay ruidos perturbadores ni las complicaciones que a veces presenta la vida moderna, sino el ambiente preciso para descansar, soñar y crear.

Nuquí está conectado vía aérea por la empresa Easy Fly, Satena y una empresa del Grupo SAN GERMAN EXPRESS, una agencia de viajes que nace con el objeto de conectar regiones apartadas, desarrollando alianzas y convenios con empresas de transporte aéreo certificadas por la Aerocivil.

Vamos a resaltar algunas de las múltiples actividades que se pueden desarrollar en Nuquí, comenzando por KIPHARA TE, Etnoaldea Turística de los Embera Dobira, donde está asentada la comunidad indígena “Boca de Jagua”, a orillas del río Chorí en la desembocadura de la quebrada Jagua, cerca de Jurubirá en el municipio de Nuquí, norte del departamento del Chocó, Costa Pacífica de Colombia.

Para ellos hemos invitado a Julio César Sasa, profesor y líder de la comunidad, indígena Emberá Dóbida, Bocas de Jagua, quien nos explica en la entrevista los servicios que prestan en su Etnoaldea.

Nuestros agradecimientos a: ANATO, Alcaldía de Nuquí, Grupo San Germán Express, Agencia de ViajesTruandó, Hotel Acualí.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *