Yo no trabajo para ningún gobierno, pero tengo colegas que sí: Salud Hernández

 

«Yo no soy de nadie, critico a Duque cuando me parece que da papaya, y critico al otro cuando creo que da papaya, podría criticar más a todo el mundo».

 

«El dedo de Uribe sigue contando. Lo ideal sería que no contara».

Por Octavio Gómez Q.

Me encontré con la polémica y a veces rabiosa periodista Salud Hernández, a quien todos los derechistas aman y los de izquierda odian a fondo.

La escena del encuentro es surrealista: tenía un enorme cuchillo de carnicero con el cual abusaba de una hermosa papaya roja con sensuales líneas anaranjadas.

Y en efecto, la periodista colombo española desayunaba en un hotel de Nuquí, un apartado municipio del departamento del Chocó, ubicado en el litoral Pacífico, al que solo se puede acceder por vía aérea.

A pesar de su enorme cuchillo me atreví a sentarme frente a ella, presentarme cómo periodista y le recordé la entrevista que le hice la noche aquella, en que El Club de la Prensa la invitó a una charla en el hotel Dann Carlton, con motivo del Día del Periodista.

Quizá ese comentario me quitó un poco los nervios, de ver cómo despellejaba la pobre papaya con semejante arma en la mano.

Eso si, me advirtió que guardara la distancia, no supe si por miedo ah al contagio del COVID, o era una advertencia sobre lo que quería preguntarle. Yo, con prudencia y sigilo, acerqué a prudente distancia la grabadora y respiré hondo. Al fin y al cabo, ella era del cuchillo afilado, al igual que sus crónicas y reportajes, -muy tan confesionales y de derechas- pero, a decir verdad, me encantan los toros bravos.

He aquí el resultado:

Salud, ¿qué le trae por estas tierras lejanas del Chocó?

Estoy haciendo un reportaje sobre el municipio de Nuquí, de todo, de lo bueno y de lo malo.

¿Y qué se ha encontrado?

Esto es una joya paisajística, esto es un territorio de unas costas preciosas, de selva y mar divinas. Con la suerte de que no hay internet en muchos lados, con lo cual uno está libre y eso es lo que me gusta, me gusta el turismo de naturaleza, el turismo que no es masivo me encanta.

¿Por qué anda sola?

Unos días se empieza con un camarógrafo y luego ando sola.

Usted ha recorrido buena parte del país ¿se considera una mujer aventurera?

Siempre me ha gustado desde pequeña, en España a los 15 le hacían a uno una fiesta y yo pedí un viaje a la India, a Nepal, cada uno tiene sus gustos en la vida. A mí siempre me ha gustado viajar, hay sitios donde no hay masas y países que me interesan. Esta otra Colombia que a mí me interesa muchísimo y además, si no vienes hasta ella, pues no la puedes conocer.

Desde un escritorio en Bogotá donde trabajan muchos colegas durante decenios, pues yo creo que no se puede conocer esta Colombia.

Siendo usted tan aventurera, ¿por qué se quedó en Colombia? ¿qué le gustó?

Me gustó la gente, me encantó. Uno ya a estas edades, -yo vine cuando tenía 40- no te quedas por necesidad o que tengas que migrar, te quedas porque lo eliges y es lo que te gusta. Me quedé porque me adapté muy bien a este país y principalmente por la gente, porque me sentí muy a gusto, desde el primer día me sentí como en casa. Pensé venir dos años y me fui quedando y ya llevo 23.

¿Y qué pasó con su vida familiar?

Yo tengo mucha familia en España y pues digamos entre los dos países ¿no? y digamos que cuando uno ya tiene una edad, pues lo que le gusta más es estar con la familia. Yo creo que esta pandemia nos ha demostrado que la vida es corta y la familia es demasiado importante, entonces digamos que entre los dos países; Colombia y España.

¿Usted se casó?

No, no me casé. En España es normal que haya gente soltera. Aquí la gente se sorprende que no tenga hijos, pero en Europa es común que una persona no se case ni tenga hijos.

¿Le gusta la soledad?

No es que me guste la soledad, me gusta la independencia.

¿Qué le gusta hacer?

Yo soy deportista, me gusta leer, me gusta ir al cine cuando se podía, ir al teatro, me gusta muchísimo el deporte, me gustaba ir al estadio cuando se podía, me gustaba ir a comer cuando se podía ir más en grupo, me gustaba ir a casas cuando se podía con gente, pues la vida normal y social con amigos y familia.

En los lugares donde ha trabajado ¿dónde se ha sentido más cómoda?

A mí me gustan sitios como estos, apartados, como Nuquí, el Cauca, el Catatumbo. Puede parecer extraño, pero a mí me gusta la otra Colombia.

Y en las empresas que ha trabajado ¿dónde se ha sentido mejor?

Yo estuve muy bien en El Tiempo, estoy muy feliz trabajando en El Mundo de España y estoy muy contenta en Semana.

Lo que pasa es que en Semana nos hicieron la vida imposible el año pasado, fue un año muy desagradable porque la gente se empeñó en dar palo a Semana porque sí, porque no y porque también, pero bueno, afortunadamente la cosa se va calmando y nos han dejado en paz. Pero dentro de Semana estoy encantada.

Sorprendió el palo que le dio al presidente Duque con el show de las vacunas ¿cómo le fue con ese episodio?

Pero por qué sorprendió, no entiendo porque sorprende que uno critique algo que ve. Es que aquí se cree que hay un periodismo como había con el Santismo, que era un periodismo de camiseta, un periodismo activista, de partido y de presidente.

Yo no soy de nadie, critico a Duque cuando me parece que da papaya, y critico al otro cuando creo que da papaya, podría criticar más a todo el mundo, pero para eso tendría que estar las 24 horas al día criticando.

Pero no sé por qué sorprende que critique una actitud que me pareció vergonzosa que es todo eso de las vacunas. Al show contribuyeron los medios de comunicación, es que es ridículo, vale, viene la vacuna, que bien y ya.

¿No se le vino un chaparrón encima con ese artículo que escribió?

En las redes sociales suelen decir barbaridades, sobre todo twitter.

Twitter es tóxico, yo procuro no leer nada en Twitter, cada vez soy menos activa. Facebook es más tranquilo, más reposado. Supongo que habrá gente que dirá que idiota o que tonterías dice y otros dirían que estoy de acuerdo.

El público o los lectores la identifican como de derecha ¿cómo se identifica usted?

Yo soy de las pocas periodistas que cuando va a opinar, la gente sepa que soy de derecha es porque me parece que es ético decirle a la gente en qué lado esta uno. Me gustaría que hubiera colegas que dijeran que yo trabajo para tal, trabajo para no sé quién, opino pero que sepan que este es mi antecedente porque yo no trabajo para ningún gobierno, pero tengo colegas que sí.

Nunca he trabajado para un gobierno, pero tengo colegas que sí. Incluso hay gente que opina y tiene contratos y yo no tengo ni primos, cuñados, ni nada aquí. No tengo intereses.

¿Una muestra de su independencia, es acaso haber publicado el hecho de que se equivocó Duque con el show de las vacunas

No, no, eso no es una muestra de independencia. Yo llevo veintitantos años escribiendo y he criticado a todos. Yo no soy de Duque, es que la diferencia es que los colegas dicen que yo soy de alguien, que digan que contratos tuvieron, que digan cómo les ha ayudado el gobierno, porque hay unos que me critican, pero resulta que el gobierno anterior les ayudó mucho. A mí nunca me ha ayudado ningún gobierno. Ni lo necesito, ni lo he pedido, ni lo voy a pedir.

Cuándo usted estuvo frente a la guerrilla y en otros episodios frente a los paramilitares ¿cuáles han sido más miedosos?

Todos son iguales, la gente que se cree que hay diferencias, todos son iguales. Dentro de los grupos de la guerrilla y de los paracos la propia gente te dice que hay unos comandantes de guerrilla o comandantes de los paramilitares menos salvajes que otros.

Como organización todos son igual de criminales, la gente que mata para conseguir un fin es que ya es un salvaje.

Dentro de este contexto social, ¿le ve futuro a Colombia?

Sí, claro. Colombia podría tener un futuro más brillante, pero si no acabas con la corrupción no tienes futuro. Futuro tiene si Colombia quiere. Mientras no acabes con la corrupción pues vas a tener un futuro tambaleante. La corrupción es el origen de todo, no son ni la guerrilla ni los paramilitares, el origen de todo es la corrupción.

Políticamente hablando de candidaturas ¿Usted cree que Álvaro Uribe seguirá conservando su liderazgo?

Yo creo que ha bajado mucho porque lo dicen las encuestas, pero pienso que dentro de su partido el dedo de Uribe sigue contando. Lo ideal sería que no contara.

¿Algo que le quiera agregar a esta entrevista?

Yo encantada, pues ojalá que el país se acuerde que existe Nuquí y ojalá la gente de Nuquí quiera más su tierra. Yo creo que ni el país central se da cuenta, ni la gente local el gravísimo problema que tiene ambiental, eso es lo que querría decir, que el país tendría que pensar como hace para la recolección de basuras en la Colombia apartada.

¿Cuál es el personaje que admira más en la política colombiana?

Admirar no, pero a mí me gustaba mucho Gilma Jiménez, yo la hubiera votado eternamente, porque es la única que tuvo claro que lo suyo era la defensa de los niños.

¿La JEP funciona?

La JEP funciona para lo que fue creado, para mi tiene dos caras, hay una parte que trabaja sin agenda, con honestidad. Y otra parte que trabaja con agenda, clarísimo. Son esa combinación de dos maneras de acercarse a la justicia.

¿El proceso de paz es un fracaso?

El proceso de paz hay cosas que tuvo bien y muchísimas que tuvo mal porque no le dio la gana de escuchar a nadie más que a ellos mismos. Si tuviera que elegir de 1 a 10 yo le pondría 3.

¿Cuánto lleva en Nuquí?

Voy a estar 8 días, estoy viendo la situación social, pero incluyo también el turismo que es la principal economía.

Salud Hernández es egresada de la Universidad Complutense de Madrid con el título de periodista, donde terminó en los años 80. Ha trabajado en Agencia de Noticias, radio, los dos lados de la barrera, ha sido asesora de comunicación, aunque firma que “es un trabajo que no me gusta, pero lo he hecho”. Ha sido reportera en el Canal Capital, en una franja de opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *