Hipólita y los saberes ancestrales de las plantas y otras hierbas

 

Hipólita es una biblia andante y conoce, como nadie,  la virtud de cada planta.

Uno de los grandes atractivos de los pueblos y las ciudades, es su plaza de Mercado, o simplemente el mercado, donde se concentran auténticos personajes que ofrecen los productos de la tierra a los visitantes y donde cada personaje parece tener su propia historia, nada parecido a esos insípidos y lúgubres supermercados donde solo se leen etiquetas frías y sin alma.

Por ello me picó muy pronto la curiosidad de visitar el mercado de Quibdó, la tropical capital del departamento del Chocó, Colombia, donde al final de su atractivo malecón construido sobre el río Atrato, y al final de su vía principal, encontramos el mercado típico que se prolonga de un lado sobre la vía y del otro sobre el Atrato.

Allí fluye esa energía extraña y a su vez excitante de los mil colores de la naturaleza expresados en plátanos, frutas, verduras, pescado, pollos y todo lo que se pueda ofrecer como alimento cotidiano por cada productor de su huerta o su finca.

Y claro, uno se encuentra con una serie de personajes que inicialmente le hacen mala cara a la cámara, pero que generalmente terminaban luciendo una sonrisa y hasta posando orgullosos con su ventorrillo.

Muchos pensarán dentro de su afán cotidiano que no tienen tiempo para perder posando o atendiendo a un periodista preguntón, pero otros más amables abren su alma y su sonrisa, no siempre con los dientes completos, dispuestos a contar la simpleza de su realidad.

Y dentro de estos personajes, teníamos en mente a Hipólita, una negra de cuerpo menudo y sonrisa fácil, a pesar de su media dentadura, pero con el calor humano y la espontaneidad que caracteriza a su color de piel.

Nos habían dicho que gracias a su profundo conocimiento en saberes ancestrales aplicados las hierbas medicinales, a Hipólita le prometieron como premio a su sabiduría, la publicación de un libro que contenía su ancestral y amplio conocimiento en el tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *