Repensarse

Por: Lorenzo Villegas, columnista invitado

@lavillegar

Está claro y no hay más que hacer, los negocios de entretenimiento, bares, discotecas, tabernas, pubs, conciertos, eventos populosos, incluso, parques de diversión, acuáticos, juegos mecánicos y obvio, restaurantes, no podrán funcionar igual a cómo era antes del Covid-19. Aceptémoslo de una vez por todas.

Por lo menos hasta el 2021 no se verán las primeras luces de apertura de locales y eso en un 50% de su capacidad. Si estar cerrado es la debacle, estar a medio abrir será andar en muletas sin un brazo. Pero esto puede ser que se convierta en algo a favor, sí, así como suena, este cambio obligado podrá tranformar sectores de las ciudades que no estaban dispuestos a modificarse, bien desde el punto de vista de su objeto comercial o desde el mismo uso del suelo, o sea el Plan de Ordenamiento Territorial, POT.

Analicemos un caso en particular: el parque Lleras de Medellín. Quién niega que este parque, otrora, lugar familiar y hogareño, se convirtió en una papa caliente que nadie quería morder. Denuncias de tráfico de drogas, prostitución de adultos y menores, robos y riñas eran el pan de cada día… o noche.  La culpa se le trastiaban entre administraciones, se señalaba a un alcalde u otro de permitir estos actos delictivos para contener olas de violencia entre combos y negociar las calles de manera que la delincuencia no se acercara a otros lugares de la ciudad donde los burgomaestres tenían intereses comerciales.

En fin, el parque era un caldero de situaciones que tenían al borde del colapso a varios empresarios honestos y trabajadores que abrieron sus locales mucho antes de la descomposición, pero que hace unos meses estaban dispuestos a vender sus puntos al mejor postor con tal de salirse de ese dolor de cabeza.

El parque se quedó sin vida nocturna, sin prostitutas en trajes cortos y tacones largos y sin clientes extranjeros de patas pálidas y venosas, rostros enjutos y sonrisas amarillas. Esto también redujo el tráfico de estupefacientes y por supuesto, los atracos. Al no poder este sector abrir puertas para la rumba, los locales estarán vacíos a la espera de comerciantes que repiensen el uso del suelo del parque.

Estoy convencido de que pastelerías, cafés, librerías, pequeños restaurantes, panaderías, tiendas de diseño y ojalá, muchas sillas y sombrillas en la calle para que la gente pueda sentarse al aire libre, con corrientes de aire y medidas sanitarias que reduzcan la posibilidad de contagio, serán el futuro del Lleras.

No sé, pero si todavía tuviera músculo financiero para aguantar y quisiera permanecer en el Parque Lleras con mi negocio, esperaría a que la tormenta amaine y me repensaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *